Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 julio 2009 7 12 /07 /julio /2009 16:03

La Propiedad privada, guarda una directa e íntima relación con la motivación humana, es el factor que realza nuestros instintos de vida, conjuntamente con las necesidades fisiológicas y las existenciales. Pretender que una sociedad logre abolir por alguna vía este estamento del existir humano, es realmente una necedad de invertir energías en ello.

 

El repudio colectivo del modelo económico de régimen venezolano es repudiado por un gran sector social; este insiste a través de las coherción y las ilegítimas formas de imponerlo; ganándose el repudio y la pérdida sistemática de lo que le queda de legitimidad. Por otro lado, la crisis generada por este Gobierno Chavista, es asumida por el ciudadano como primer responsable de lo que pasa en el día a día de la vida nacional en materia de desempleo e inseguridad social.

 

Es frustrante y triste para el Gobierno Nacional el hecho que no se acepta el rechazo hacia el modelo de propiedad social y comunal que plantea Hugo Chávez y sus acólitos, no por lo coherente que este sea, sino, por lo antinatural y fuera de todo rasgo de la estructura del ser humano. Siendo nuestra estructura una celosa relación biológica, psicológica, social y espiritual, avasallar contra esta, es definitivamente una empresa no realizable.  

 

Día por día, el venezolano logra centrar su atención en los actos del presidente venezolano, desarrollándose con real tino el que sea él, personalmente responsable de todo lo malo que ocurre en el país. Visualizar en su equipo de gobierno a los responsables del desastre nacional, va poco a poco quedando en el pasado reciente. Esto se llama deslegitimación de hecho, de cualquier forma de gobierno.

 

                                         

En los últimos acontecimientos regionales en Venezuela,
con respecto al traspaso de competencias administrativas de carreteras, puertos y aeropuertos de manos de los gobiernos regionales al poder central. Es un logro, que para un estratega de oposición, debe ser una gran oportunidad de consolidar la poca credibilidad que el ciudadano tiene en la instancia nacional, esta medida logra con gran atino destruir y acabar lo que su magia negra logra asumir con la recentralización.

 

Las instancias de poder regionales, pretendidas por el gobierno nacional, llámense vicepresidentes, además de ser inconstitucionales, lograran darle el toque de gracia a la desesperada implantación de formas de gobierno que terminaran en el marasmo de una burocracia insostenible, guiada por la incompetencia de quien no logró llevar al país dentro del marco de la Democracia moderna y universal.

 

Hablar hoy día, donde el panorama universal, su cultura y las mil formas de comunicar las erradas y acertadas formas de gobernar han sido analizados por especialistas, por pensadores y por pueblos víctimas de estos, algunos y exitozos en otros. No logran concebir, como un neófito líder político, tiene la osadía de pretender discutir en este siglo temas que no corresponden con los tiempos de hoy.

 

La inseguridad imperante, junto al tema de la impunidad, el desempleo junto al desmantelamiento sistemático del sector privado, el profundo deterioro de los estándares de vida del ciudadano y los temores a la inversión y al riego país. Consolidan la caída estrepitosa  de un país grande, administrado por pequeños e insulsos personeros de la mediocridad y la adulancia.


Finalmente, en la Europa moderna y América las experiencias sobran en modelos a seguir. ¿Tendremos que tocar fondo en la tierra de Simón Bolívar? o participaremos en el entierro de un régimen de encantadores de serpientes que poco a poco quedan en evidencia ante la patria y el mundo. Tales como son, embaucadores de oficio, que a través de una desesperanza conciliaron en el sentimiento popular desarrollándose como males peores que quienes lo originaron.

 

Elaborado por:

Psic. JOSE ERNESTO PONS B.

Venezuela, 12 de Julio de 2.009

 

Compartir este post

Repost 0
Published by jose ernesto pons b - en politica
Comenta este artículo

Comentarios